Story

Solo se vive una vez

¿Qué importa realmente en la vida? [Guideline]

Story starten
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

Verano 2018
Yannie

Estás en la cumbre de la Montaña de la Mesa en tu lugar favorito y estás mirando el puerto de tu ciudad natal.

Barcos pequeños, cargados de turistas, flotan en el agua, que brilla bajo el sol.

Su objetivo es alcanzar Robber Island, la isla donde Nelson Mandela fue encarcelado durante 27 años. Nelson Mandela, activista sudafricano de los derechos civiles, fue encarcelado después de haber levantado y defendido el pueblo por la igualdad de derechos durante el Apartheid. Por Apartheid se define ese tiempo histórico de Sudáfrica en el que los negros eran sistemáticamente oprimidos.

Seguir los barcos con tus ojos

También gracias a su coraje, tienes la posibilidad de crecer en un país democrático y de ir al colegio juntos con jovenes blancos y negros.

Sin embargo, solo porque el sistema “apartheid” haya sido abolido oficialmente, esto no significa que todo sea magnífico in Sudáfrica. Solo con un paseo cerca de tu casa – en el municipio de Philippi – basta para convencerte de lo contrario.

Algunos de tus amigos, con quien jugabas en primaria, ahora son sintecho y venden drogas.

Pensar en el futuro

Quieres tomar un camino diferente y vivir en una sociedad mejor.

Deseas darle una vida mejor a tu madre, cuando sea mayor de edad.

Tu deseo más grande es que las personas te aprecian y que estén orgullosas de ti.

Pero, ¿cómo vas a conseguir tus objetivos?

Trabajar duro y llegar a ser rica
Levantarte para la comunidad local
Gran Bretaña, Oxford

5 años más tarde
Yannie

No te puedes creer que te aceptaron en la British Ivy League.
Es un magnífico día de septiembre y el sol calienta tu cara- Aun así, tienes nostalgia.

Estás sola en un país extranjero y sientes como que la gente en la calle te mira de modo raro, como si no pertenecieras a este lugar.

Admirar el césped

Piensas en tu madre, quien hizo todo lo posible para darte la oportunidad de llegar a la universidad. No fue suficiente, así que tuviste que pedir mucho dinero para pagar los gastos.

Solo quiere que seas feliz. Pero, ¿qué es la felicidad? ¿Cómo te imaginas tu futuro?

¿Qué grado deberías elegir? Sabes que esta decisión cambiará el resto de vida.

Cruzar lentamente el césped

La física siempre te ha encantado. Hasta soñaste con el premio nobel.

Por otro lado, las probabilidades de conseguir un trabajo son altas si estudias administración de empresa.

Estudiar administración de empresa
Estudiar Física
Gran Bretaña, Oxford

40 años más tarde
Yannie

Una carta de una gran empresa de energía.

Sospechas que quieren…

Con un equipo de expertos internacionales, has conseguido elaborar los planos de un reactor de fusión nuclear económicamente viable.

Esto podría ser la solución anhelada al problema energético de la humanidad.

Abrir la carta

La empresa te ofrece comprar los derechos de tus planos. Están dispuestos a pagar grandes cantidades por ellos.

Con ese dinero por fin podrías conseguir el sueño de tu infancia: yates, grandes casas cerca de la playa y una vida llena de lujo.

Por otro lado, habías pensado hacer públicos los planos para que todo el mundo pudiera usarlos.

Rechazar la oferta.
Aceptar la oferta
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

2 años más tarde
Yannie

El dinero llegó tarde para ayudar a tu madre. Justo cuando la villa cerca de la playa se terminó, ella murió.

Ahora estás a solas de pie en tu yate. Te sientes sola. Muchas personas no confían en el hecho de que llegaste tan lejos como mujer negra de barrio solamente con el trabajo duro.

Los hombres blancos que publican fotos de fiestas con champán en Internet son celebrados. Tú sólo recibes comentarios de odio.

Mirar al puerto

Por encima de todos los yates caros, la Montaña de la Mesa a la que le gustaba subir permanece inalterada.

Siempre habías soñado con ser rica.

Ahora ni siquiera sabes qué hacer con todo ese dinero. Y sin embargo, de alguna manera perdiste toda tu felicidad.

Story abschließen
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

10 años después
Yannie

Después de haber sido la primera mujer sudafricana en ganar un premio nobel por la física, tu ciudad nadal te ha nombrado persona de honor.

Has regresado al barrio donde creciste, pero ya no es el mismo sitio.

Hiciste público tu invento con la condición de que la energía creada por tu reactor fuera gratis para todo el mundo.

Es por esto que ahora la electricidad ahora es un bien público.

Mirar en derredor

El sol ya se puso. El barrio brilla bajo una nueva luz.

El vecindado es increíblemente luminoso, limpio y moderno.

Lo único que parece que no ha cambiado es la solidaridad de la gente.

Story abschließen
Gran Bretaña, Londrés

10 años más tarde
Yannie

Los gritos de los manifestantes se hacen eco alrededor del aeropuerto.

Gritan: “Asesinos climáticos”, “no funden nuestro futuro” y “justicia climática”.

Con la ayuda de tus guardias, consigues llegar a la terminal y te subes al avión totalmente sudada.

Vas con retraso en tu agenda. Otra vez.

Mirar el correo

Desde que te convertiste en la manager de una grande compañía de moda, te sientes siempre estresada.

Ya no ves ni a tu madre, quien se mudo del barrió a Londres contigo.

Por otro lado, disfrutas del respeto que ganaste gracias a tu posición. Amas volar en business class y visitar nuevos países.

Contestar a los correos

Aun así, las protestas de los manifestantes duelen.

Sabes lo malo que es tu estilo de vida para el medio ambiente y sabes que tu ciudad nadal acabará inundada si el mundo sigue de esta manera.

Pero es complicado cambiar tu estilo de vida. Renunciar a volar significa renunciar a todo por lo que has trabajado.

Seguir adelante como cualquier otra
Arriesgarse con un cambio radical en tu estilo de vida
Gran Bretaña, Londrés

20 años más tarde
Yannie

La fuente de electricidad se rompió.

La basura se acumula en las calles y se ha convertido en masas malolientes por las fuertes lluvias.

La gente sufre de malaria – te quedas boquiabierto cuando ves la foto de tu ciudad nadal, que los noticiaros transmiten sin piedad.

Apartar tu móvil

Con cada metro que sube el Támesis tu piso pierde valor.

Londres está ahogando y con ella sus riquezas: Buckingham Palace, el centro financiero, las propriedades de valor.

La gente está al límite y de mal humor. Reversan sus emociones en los extranjeros. Aunque hayas vivido aquí durante más de 30 años, ya no te sientes bienvenida.

Abrir la ventana

Miras abajo hacia el agua marrón del Támesis.

Un solo paso y caerías al agua para sumergir en la costa de Cape Town. Sería estupendo.

A pesar de la horrible situación, echas de menos tu ciudad. Sin embargo, la mayoría de los vuelos se han suspendido debido a las radicales medidas de salvaguardia del clima.

Además, sería inseguro vivir en Cape Town ahora, si eres rica. En realidad, ningún sitio es seguro.

Story abschließen
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

3 años más tarde
Yannie

Orgullosamente tu madre te enseña el vestido que hizo con sus manos siguiendo los patrones tradicionales sudafricanos.

Desde que volviste a Cape Town, parece que ha recuperado su energía. Ayuda hasta en la pequeña y sostenible empresa de moda que fundaste.

Examinar el vestido

Tu madre se aleja para conseguir un poco de agua desde uno de los despachos.

El barrio lucha con la escasez del agua, las plantas de desalinización enfrente de la costa todavía no funcionan adecuadamente.

Las mujeres que solían estar desempleadas antes de que las acogieras, también se quejan cómo se está limitando el uso de la energía.

Suspirar

Algunos días echas de menos tu antigua vida. En principio te sentías como una perdedora que había vuelto a Cape Town.

Tu imagen de mujer hecha a sí misma, tus pequeñas lujurias – todo se ha ido. De repente, notas la mano huesuda de tu madre en tu hombro

“Estoy orgullosa de ti Yannie”, dice con calma. Sonríes y durante un instante sientes la felicidad de todo el universo fluir por tu cuerpo.

Story abschließen
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

5 años más tarde
Yannie

Los ojos azul oscuro de Leyla se hacen negros. “¡No puedes ir por ahí y viajar por el mundo mientras las personas mueren debajo de tu nariz!”, dice.

“¡Estás exagerando!”, gritas. Estás intentando rechazar los recuerdos de tu antigua casa.

“¡No es mi culpa si son pobres! ¿Crees que tienes un derecho a viajar por el mundo solamente porque eres blanca? ¿Crees que eres algo mejor?”

Morderte la lengua

Ella te mira de manera rara. “No dejaré Cape Town”, dice en voz baja.

“Y si tuvieras un poco de responsabilidad, tú tampoco lo harías. Con cada viaje, cada vuelo, la crisis climática se hace peor y peor. Las personas en Cape Town sufrirán por esto, ¡sobre todo los pobres!”

“Tus sueños a cambio del sufrimiento de todas esas personas – ¿estás realmente lista para hacer este trato?”

Apretar puños

Podría haber sido tan maravilloso: la tarde de tu fiesta de despedida junto con la mujer que amas en tu bar preferido.

Desde que tu madre se casó con un dirigente del partido gobernante, puedes permitirte el lujo, incluso el viaje por el mundo que siempre soñaste parece estar al alcance de tu mano.

Y ahora Leyla juega a ser la bienhechora.

Vaciar tu copa

¿Cómo piensas cambiar el mundo si ni siquiera lo has mirado?

¿Por qué no deberías tener el mismo derecho a viajar por otros países lejanos como los jóvenes ricos y blancos – un poco de trabajar-y-viajar, cocina local y las búsquedas de sí mismo? ¿Leyla o el mundo? ¿Es realmente ésta la decisión que tienes que tomar?

Seguir con tus planes e ignorar a Leyla
Cancelar tus planes y quedarte en Cape Town
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

20 años más tarde
Yannie

El mismo bar. La misma mujer sentada enfrente a ti. Odias los déjà-vus.

“Das kann doch nicht sein!”, rufst du wütend, “Estamos en 2043, ¿por qué una presidenta lesbiana sigue siendo un tema tabú?”

“Bueno… nuestra gente es más conservadora de lo que pensábamos. O sea que el ANC sigue en poder. Pero esto es bueno para ti, ¿no?”. Sonríe con ironía.

Asentir con el ceño fruncido

Con la ayuda de tu carisma, tu talento en los discursos en público y el suporte de la influencia de tu padrastro, has conseguido tener un sitio en el ANC, el African National Congress.

Podrías llegar a ser la candidata presidencial y las probabilidades que el ANC gane las elecciones son altas.

Pedir otra copa

Y por Dios, hay mucho que hacer, porque parece que el apartheid nunca terminó en Sudáfrica.

La discriminación racial ha disminuido, pero ahora la cantidad de dinero determina el trato que se recibe.

La causa: la creciente escasez de recursos y el aumento de la desigualdad. Cuanto más se enriquecen los ricos, más temen la pobreza.

Agarrar la mano de Leyla

Para que seas aceptada por la mayoría de tu partido y por la sociedad, tienes que mantener en secreto tu relación con Leyla. Quizás tengas que incluso terminar con ella.

Los tiempos son duros y la gente empieza a desconfiar otra vez en los que piensan y sienten de manera diferente.

Al mismo tiempo, no quieres más que formar una familia con ella.

Besarla – por última vez antes de un tiempo muy largo
Dejar la carrera política y mudarte con Leyla
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

1 año más tarde
Yannie

Ha funcionado. Después de una larga campaña ganaste las elecciones con la gran mayoría de los votos. ¡La primera mujer que dirige Sudáfrica!

Todavía no te lo crees. La gente está poniendo sus esperanzas en ti y tú no quieres que dejen de hacerlo. Por fin estás siguiendo las huellas del ídolo de tu infancia Nelson Mandela.

Quieres transformar el barrio, renovar las calles aumentando los impuestos de los millonarios y ayudar a la gente para encontrar el camino adecuado en sus vidas.

Echar un vistazo al océano

Quieres desarrollar una manera sudafricana de vivir la vida – basada en el respeto.

Respeto por la vida, por el frágil ecosistema y por las necesidades y los deseos de los seres humanos que nos acompañan.

Esperas que los ricos y los pobres vuelvan a hablarse, que los ancianos y los jóvenes puedan aprender el uno del otro y que el amor se acepte en cada una de sus formas.

Quizás seas capaz de presentarte para la presidencia junto con Leyla la próxima vez.

Story abschließen
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

10 años más tarde
Yannie

Escalas el Table Montain. Leyla está a tu lado..

Hoy ha sido duro. Sobre todo, cuando ese joven chico ha entrado en tu club juvenil después de haber huido de su agresivo y drogadicto padre.

Doloroso.

Tomar aliento

Desde que dejaste tu carrera política, estás trabajando como trabajadora social.

Has dejado de quejarte de la incompetencia de tus ex colegas de partido. Ahora estás intentando cambiar el contexto local.

Tu Club Juvenil ofrece a los jóvenes la posibilidad de realizarse: tareas, pinceles, libros, pelotas y conexión a internet para trabajar. Pueden escapar de sus realidades por algunas horas, divertirse y soñar.

Coger la mano de Leyla

Du fühlst dich zufrieden und erfüllt.

No eres famosa, pero los niños del barrio te adoran y tienes el respeto de sus padres.

Estás orgullosa de lo que has conseguido y del hecho de que nadie ya pone caras raras cuando te dejas ver junto con Leyla.

Story abschließen
EEUU, Nueva York

2 meses más tarde
Yannie

Estás caminando a solas por la Fifth Avenue, abrumada por la grandeza económica de la “Gran Manzana”. Te sientes como suspendida en el tiempo.

Los coches a hidrógeno se mueven por las carreteras. Escuchas el ruido de un helicóptero que aterriza en la azotea de un rascacielos.

Tu móvil suena.

Contestar

“Yannie!” Es tu padrastro. Algo va mal.

“Yo… tu… tu madre ha muerto.” Tu sangre se enfría. Tus labios se secan. Congelada. Detrás de ti alguien maldice.

“… ¿Qué?”

“Tenía SIDA.” Sientes como si alguien te hubiera dado un puñetazo en el estómago. “¿SIDA? ¿Por qué nunca me lo había dicho nada?”

Apretar con fuerzas el móvil

Sólo ahora descubres que trabajó como prostituta durante años antes de conocer a tu padrastro. Uno de sus clientes tenía el VIH.

“No quería que pensaras que era una puta.”, susurra tu padre.

Gritar

La gente te mira. Sientes como que el terreno bajo tus pies está temblando.

Esto explica por qué no conociste nunca a tu padre, esto explica su depresión, las marcas en su espalda. Así que hizo esto para… ¿quién? ¿Quién eres tú? ¿De dónde vienes? ¿Tu padre era seropositivo?

Écharte a correr a la calle

Todo está nublado. La imagen de su cuerpo muerto sobresalta tu cabeza. Empiezas a llorar.

Puedes oír la voz de tu padrastro a lo lejos. A tu alrededor los coches te pitan. Luego, algo está llegando hacia ti a gran velocidad.

Zur Seite werfen
Estás congelada.
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

20 años más tarde
Yannie

La misa ha terminado. Hombres y mujeres están de pie juntos en pequeños grupos y bromean.

El sonido desvanece en el fondo mientras tú estás disfrutando del aire fresco.

Imágenes aparecen enfrente de tus ojos. Imágenes de Leyla, de tu madre, de tu padrastro.

Sonreir

Duele que hayan dejado tu vida tan pronto. La tristeza era casi insoportable.

Así que decidiste distraerte y viajar por el mundo. Viviste la grandeza del mundo y su devastación, el sufrimiento de la gente y su felicidad, la belleza del amor y el dolor de la separación.

Entendiste que la belleza y el horror de la vida son inseparablemente conectados.

Volver a casa

Con el tiempo, lograste soportar la muerte de tu madre. La preocupación por la religión te ha dado el sentido de la vida que habías perdido.

Volviste a Ciudad del Cabo y te convertiste en pastora.

Ahora quieres transmitir todo lo que has aprendido a los demás. Todo lo que te ayudó a entender que no eres un error sino que eres amada y querida: tu fe.

Story abschließen
Sudáfrica, Ciudad del Cabo

20 años más tarde
Yannie

A tu alrededor la comunidad está aplaudiendo, bailando, mientras tus rígidos dedos están tocando una kalimba.

La banda sube la temperatura, los solos de batería se alternan con la humeante voz del vocalista.

Te sientes embriagado, llevado por la música, en sintonía con la banda, de modo que te olvidas por completo de que están de pie mientras tú te sientas en el suelo polvoriento.

Empezar el solo

El coche no te mató, pero fue suficiente para romperte las piernas. El dolor fue tan fuerte que empujó hacia atrás las imágenes sobre tu madre muerta.

En el hospital conociste a un músico. Te hizo conocer la kalimba y descubriste así la magia de la música sudafricana.

Terminar el solo

La gente te aplaude y la felicidad fluye por tu cuerpo. Te conecta con el público y con el grupo musical.

Olvidas la tristeza, el tsunami que golpeó la ciudad y devastó parte de ella, el aumento de adicción a la droga.

Quieres vivir de esta manera: sentada en el suelo polvoroso con una kalimba y en sintonía con el ritmo de la música, la felicidad y la gente.

Story abschließen

Story abbrechen?

Willst du die aktuelle Story wirklich abbrechen?

Dein bisheriger Fortschritt geht dabei verloren.

Fortfahren
Story abbrechen